17 septiembre, 2012

Esperanza, Esperanza sólo sabes bailar chachachá #aguirredimite


Vosotros diréis lo que queráis, pero qué será de nosotros sin Esperanza. 9 años después de su llegada a la Presidencia de la Comunidad de Madrid y casi 30 años después de que arrancase en el mundo de la política, Esperanza Aguirre ha anunciado hoy que dimitíaAdiós a los grandes titulares. Descarada, atrevida, aparentemente frívola, con creces Aguirre se ha ganado el papel de Dama de Hierro de la política española. La suya ha sido una trayectoria de éxitos, propia de un animal político capaz de conseguir más de un millón y medio de votos (51,74%) en las últimas elecciones autonómicas en Madrid; de ser la primera mujer en presidir una comunidad autónoma o el senado. Muchas apuestas se han quedado en el tintero.  



Aguirre se retira a su casa, sin explicar sus causas, aunque permitidme que ignore y quite importancia a cuestiones que desconozco y cuya magnitud obvio porque ninguna de ellas evitaría el despertar de pasiones que su nombre origina. Aguirre, se ha ganado que le llamen Espe, con o sin cariño.  Transformándose, convirtiendo sus éxitos, sus meteduras de pata, en una simpática caricatura de su persona, cuya papel de chica mala, rebelde con causa, le hacen digna de la sitcom americana más animada. Más con la respetuosa o irrespetuosa sensibilidad del que convierte en su bandera el titular del descuido o el decir cuanto piensa. "Teatro, puro teatro".  Supongo que éste es uno de los encantos o méritos por los que Espe lleva más de 20 años en primera línea política.

Leo en Twitter "Esto va a ser como El Señor de los anillos sin Sauron", dice Mario Roman, @slapneck, con el hashtag #aguirredimite. Cuánta razón. Nada hubiera sido igual sin Sauron, ni sin Gollum. La metáfora me viene como anillo al dedo.



Buceo en la desesperanza que Aguirre siempre me ha despertado escuchando la canción de Antonio Machín. Detrás de ella, de su persona, hay un sinfín de anécdotas y titulares que dibujan la diferencia entre la heroína y el villano, justo en el punto en el que lo demagógico cobra sentido. Espe me parece una criatura entrañable, el personaje ideal que cualquier escritor quisiera crear, a medio camino entre la ficción, entre la política. El mérito es suyo.




10 junio, 2012

#Rescatados [Portadas/artículos]















            
Portadas por orden de aparición: 

Franffurter Allgemeine (Alemania) goo.gl/z6z2i 
Público (España) goo.gl/SBW97  
Berria (España- País Vasco)  goo.gl/XWUgm  
Le Monde (Francia)  goo.gl/XeGNp 
Diário de Notícias (Portugal) goo.gl/65HZT
La Razón (España)  goo.gl/gHiA7
La Stampa (Italia) goo.gl/yzHof
The New York Times (EEUU)  goo.gl/nHFO7     
The Guardian (UK)  goo.gl/TcLjU
Kathimerini (Grecia) goo.gl/2oixI  
Financial Times (EEUU) goo.gl/Io2N0

01 marzo, 2012

La responsabilidad es de otros

Me falta tiempo para escribir. No para repetir hasta el infinito que 'no tengo tiempo para'. Recupero esta reflexión que hoy publicaba en mi Facebook, porque para dinamizar/me sí tengo tiempo. La inspiración me vino con la portada del diario ABC


La responsabilidad es una chiquilla que nació contigo; que tus padres debían conocer porque le obligaron a seguirte y persuadirte, sabiendo de tu inocencia. Una a la que tenías que respetar aún cuando ignorándola te sentías grande y poderoso, invencible.

La responsabilidad es una joven que aún hoy quiere ir a caballito, que no ha crecido, pero que pesa mucho. Ella es el equilibrio de tu yo. El contrapunto reflexivo de la acción. Un horizonte a lo lejos en un camino de tentaciones, de baches y miedos. Ella es la respuesta a muchas preguntas. La balanza de la razón o el azote de la ignorancia, sólo eso.

19 noviembre, 2011

Que se vayan los feos #20N


20 de noviembre del 2011 se cumplen 36 años de la muerte del Generalísimo y toca votar. El simbolismo de la fecha y su elección por parte del Gobierno socialista son la chispa ideal para finiquitar por todo lo alto esta tragicomedia que parece llevar por título: El importuno.

Importuno porque la celebración de la muerte de Franco será, casi con total seguridad, la victoria del Partido Popular y qué mejor fecha para apurar los cartuchos que les quedan a los socialistas para movilizar a su electorado recordando el drama y criminalizando a su oponente: Los malos vuelven. Vaya, que quién pensó el lema de campaña 'Pelea por lo que quieres' debió tirar del refranero 'A Dios rogando y con el mazo dando'. Más épico en cualquier caso sería recordar las palabras de William Wallace en el campo de Batalla 'Pueden que nos quiten la vida...pero jamás nos quitarán la libertad'. Así incitados por las pasión seguro que votamos. No obstante, la cosa no va de películas. 



El segundo mandato de Zapatero ha sido el de la sepultura de un Presidente que llegó en el 2004 de chiripa gracias a la inexistencia de un oponente, Mariano Rajoy y al 11M (y la manipulación del entonces Gobierno sobre el drama). La mayoría relativa conseguida en los comicios del 2004 fue suficiente para poner en marcha el nuevo 'talante' pregonado. Las diferentes leyes que se promovieron en estos primeros años y el reconocimiento de derechos esenciales como el del matrimonio entre gays y lesbianas, convirtió España en todo un referente mundial. Los progres habían llegado y poco a poco los desaires del PP se olvidaban ¿Tenía el Presidente en mente el: 'Zapatero, no nos falles'?

Después vinieron los problemas. Los brotes verdes dejaron de ser indicios para convertirse en hechos y el ibuprofeno dejó de hacer su efecto, nos convertimos en inmunes. El Presidente perdió presencia mediática mientras Rajoy desde Génova esperaba su momento. El éxito de la derecha en vender un mensaje único e intemporal ha sido su fortaleza en el contexto de una crisis mundial. Y así, sin más, sin necesidad de recurrir mucho a la suerte será el sexto presidente español. Debajo del brazo dice que trae trabajo.


10 octubre, 2011

Qué quiero decir cuando hablo de despensar


El título de mi último post ha generado diferentes opiniones. Entre ellas, reproduzco el comentario que me hizo llegar mi compañero Javier Tejero ‘Observo con cierto estupor que tras acuñar ese término en el título del post no hagas ni una sola mención intentando definirlo’. Y tiene razón pues de primeras si buscáis en el diccionario de la Real Academia Española no encontraréis definición alguna. No obstante, sí que existen algunas referencias al término que intentaré exponer a continuación, sumándole el sentido que el concepto tiene para mi.

Des-pensar es la suma de un prefijo DES, que denota negación o inversión del significado, más el verbo Pensar, que en su segunda acepción según la RAE significa reflexionar, examinar con cuidado algo para formar dictamen.

Cuando utilizo el titular despensar incido en la necesidad de deconstruir para volver al origen del concepto; de recuperar su etimología con todos los sentidos y matices, en este caso aplicado a la manera de estructurar nuestro pensamiento dada la repercusión que en él puede tener la avalancha informativa. Los inputs 2.0 que es principalmente en lo que me centro, dado que creo que es un elemento clave a analizar en el proceso de atomización que ha sufrido la información, corren el riesgo de desbordar al usuario. Es posible caer en el estrés de la sobreinformación sin extraer nada positivo en ello, un valor añadido.

La avalancha informativa centrada en grandes titulares y noticias cápsula, estructuradas bajo planteamientos a corto plazo, difiere de la manera natural que tenemos de pensar. Contrasta con nuestra propia concepción del tiempo definida socialmente por una línea donde existe un pasado, un presente y un futuro (a largo plazo) De aquí mi reflexión. 

El post reniega de la corriente reduccionista que influye a cierto tipo de periodismo esclavo del día a día, para convertirse en un punto de encuentro hacia la formación humana, hacia el receptor autónomo, capaz de discernir, y necesitado de herramientas en este sentido.

Os recomiendo A gramática do tempo: para uma nova cultura política, Boaventura de Sousa Santos que inspira en parte el trasfondo de mi reflexión en su visión más próxima a la sociología del conocimiento. También, os recomiendo animo a 'desaprender' con Eduard Punset ;)

Cronología de post